OldSchool: Partida Necromunda con Liber Arbitrorum

Gracias a la nueva moda que lleva ya unos meses invadiendo el mundo de las miniaturas, estoy pudiendo probar esos juegos que en el pasado no pude disfrutar por no conocerlos, y que quería probar.

 Hoy, gracias al genial Mendoza, he podido probar y disfrutar de lo lindo con el ochentero reglamento Necromunda apoyado por la expansión Liber Arbitrorum.

 La partida se ha desarrollado en una base humana de un remoto planeta que estaba siendo asaltada por un grupo de orkos del espacio, buscando comida para sus pobres familias.
Mendoza ultima su plan de batalla
La mesa de juego

 Cada bando desplegó en un extremo del complejo y fuimos avanzando buscando las coberturas para cubrirnos, hasta que llegamos al laboratorio, donde comenzaron los primeros tiroteos...
El bando humano

Cuerpo a Cuerpo en el almacén

Explorando el almacén

¿Hay alguien ahí?

Primera carga fracasada

 Los humanos, siendo superados en número, decidieron retroceder al almacén principal donde varios de sus compañeros se cubrían tras las cajas y esperaban la entrada de los orkos

Los orkos entraron en tropel y comenzó la carnicería, disparos, culatazos, puños y patadas dejaron extenuados. Tras el primer asalto, los humanos resistieron, y algunos orkos cayeron... de nuevo volvieron a la carga, pero esta vez las bajas estuvieron igualadas en ambos bandos y al final decidieron huir del campo de batalla, (Ambos bandos fallaron el chequeo de Moral y huyeron) sin dejar un claro vencedor... aunque las familias orkas no volvieron a saber de aquellos valientes orkos que salieron aquella noche a buscar algunos alimentos....


 Una partida muy divertida, y deseando volver a jugar pero esta vez, con bandas hechas a conciencia