Introducción


 Slorm llevaba ya más de una hora esperando a que Monseñor Rosemary le atendiera, se había distraído observando las escarpadas montañas del paisaje, era impresionante cómo aquella gente ruda podía sobrevivir en un terreno tan inhóspito, y siempre bajo la amenaza de un invasión orca... de repente la puerta se abrió y el padre Miguel le hace señas para que se acerque y entre en la habitación donde Monseñor Rosemary le está esperando.

 La habitación grande y fría sólo estaba decorada con una gran estantería donde centenarios volúmenes están cubiertos de polvo, en el escritorio central, rodeado de más libros Rosemary sin levantar la vista de sus quehaceres, lanza un gruñido y da al padre Miguel un sobre cerrado, este a su vez se lo entrega a Slorm, mientras entre cuchicheos le indica que debe viajar a Hockeim inmediatamente y que en la carta están las demás instrucciones. Mientras invitándole a salir le informa de que acuda a las caballerizas donde el maestro de cuadras le tendrá preparada la montura.

 Antes de poder preguntar nada ni de poder agradecer la confianza depositada en el, Slorm escucha como la puerta se cierra a su espalda, y diligente se dirige a las cuadras mientras guarda entre sus hábitos el sobre,

 "será mejor abrir la carta en mi celda, en privado...."